martes, 6 de noviembre de 2012

Haceme cielo


Haceme cielo. Hoy, ya, ahora. Haceme cielo y luz y nubes de fibra de vidrio. Haceme cartón corrugado, obra de arte, lienzo, papel. Haceme camino y señalética, carteles de pare sin respetar, destino. Haceme cielo, ya, hoy. Haceme infinito. Haceme un cóndor de origami en el que estén escritos tus misterios. Haceme pozo, socavame, desenterrame. Haceme hueco para rellenar de alma. Haceme fuego, quemate. Haceme sueños, dudas, ganas. Haceme sufrir, también. Haceme como si nadie me hubiera hecho antes y fuera la nada. Haceme desde los pies hasta el pelo, haceme de nuevo. Haceme sentir cosas, hierro, terremotos, hambre, rojo, paz, desolación de ausencia. Haceme herirte y lamerte. Haceme doler porque doler es hacer con un cincel más fino. Haceme morir. Haceme hielo y volveme charco y congelame otra vez, como si fuera nieve de montaña. Como si fuera desierto, haceme. Recorreme. Haceme feliz y haceme mierda. Haceme cielo, por favor. Haceme reír las mejores risas, las más sinceras. Haceme caer. Haceme adorarte. Haceme tener miedo a tu falta. Haceme desear, desearnos. Haceme creer que sí y comprobarlo, haceme paradigma, ecuación, descubrimiento. Haceme arrastrar y volar a la misma vez, como una especie insólita de ave gusano. Haceme bajar hasta esos sótanos donde guardás el infierno. Haceme cielo, ahora. Haceme un cuento de mentiras en las que sea inofensivo creer. Haceme claroscuro, elefante azul, niebla. Haceme un paraíso donde criar manzanos, cabras, rutinas. Haceme explotar. Haceme ninfa, gloria, espasmo, serpentina. Recoveco de ensueño. Placidez. Haceme cráter, agua de cañada, naufragio, cierzo o huracán. Haceme evolucionar, dormir sin ruido, apaciguame. Haceme grito, pólvora, cansancio. Haceme frágil, ósea, fiera, y también revolucionaria. Haceme ver secretos. Haceme cielo, o noche, o relámpago. Haceme fugaz si querés, pero haceme. Haceme sólida, profunda. Raíz de abrazo redondo. Haceme fruto y almendra y tormenta de verano. Haceme crecer como nadie, haceme estrella. Haceme enfermar de paz, de acostumbramiento a hacerme. Haceme manía, instinto, tripa y demencia. Haceme lágrimas, peces, ríos, perros, selva. Gato y pantera. Haceme deshojar, desvestir, desmadejame. Haceme respuesta. Haceme cielo, como puedas. Haceme confiar, mientras aprendo a soltarme. Haceme cielo. Haceme cielo o universo. Haceme música, oportunidad. Barro, conexión, recipiente. Esfuerzo y calidez. Haceme receptiva. Haceme arrecife y hogar, llename. Haceme tiempo, haceme tardar, haceme perderlo. Haceme hacerte. Pero no dejes de hacerme cielo. Aunque no sea azul. Aunque no sea eterno. Haceme cielo. 

6 comentarios:

  1. Escribis siempre asi vos??

    Que di-vi-noooo!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. siempre no. hace tiempo que no tenía tiempo de hacerlo. :) gracias!

      Eliminar
  2. Como siempre excelente. Una prosa que podría perfectamente ser verso.

    ResponderEliminar
  3. Veo que encontraste inspiración :)

    ResponderEliminar
  4. ¡Un cielo de Claude Lorrain en Montevideo!

    ResponderEliminar